miércoles, 19 de octubre de 2011

La Granada expulsada

Apelativos como 'el marco incomparable', 'entorno único', 'la más bella puesta de sol del mundo', parecen una broma de mal gusto cuando nos adentramos en un barrio de Granada que parece extraído de un cuadro de guerra. Hablamos de Rey Badis, ejemplo claro de la escasa mala conciencia de un sistema que se construye en base a la desigualdad de los más débiles.

Ayer, los concejales del Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de la capital quisieron ser la voz de unos vecinos cansados de gritar, los ojos de unos vecinos hartos de ver.


Es complicado determinar quién es el único responsable de la situación literal de abandono de un barrio levantado para ser marginal y al que le cuesta luchar contra el destino con el que parece que se construyó. Y aunque es cierto que es imposible centrar la responsabilidad en un sólo culpable, no lo es menos que en toda esta situación sí hay alguien que lo es más que otros: El Ayuntamiento de la ciudad.

La insalubridad acecha a los niños del barrio con el mayor índice de natalidad de Granada. Ratas, basura, inseguridad y el peor de todos los males, el abandono campa por sus fueros de aquellos que han quedado fuera de la foto típica y tópica de una ciudad que, como dice hoy Granadaimedia, esconde en su trastienda lo peor.

¿Los prejuicios justifican el olvido? Nunca un prejuicio debe servir de base para la negligencia y, en este caso el equipo de Gobierno de Torres Hurtado no la esconde.
Visita a Rey Badis y Molino Nuevo
La situación es tremendamente grave. Los vecinos se sienten abandonados, los comerciantes están cansados de levantar la voz. A quien le corresponde tomar decisiones lo único que hace es echar balones fuera sin el más mínimo rubor. Imagino que en la estrategia del PP se trabaja ya en cómo culpar a cualquier otro del abandono de Rey Badis, pero eso no le exculpará de los daños irreparables que su inacción ha causado durante 9 años en esa zona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada